5 maneras de entrenar tu cerebro para ser más optimista

5 maneras de entrenar tu cerebro para ser más optimista




¿eres optimista o pesimista? Si bien puede parecer que la respuesta está dentro de tu perspectiva y actitud hacia la vida, en realidad tiene mucho que ver con los procesos químicos en tu cerebro. Si te encuentras siendo negativo más a menudo de lo que quisieras… Te dire algo que te va a hacer sentirte bien sobre: ¡ el optimismo puede ser entrenado!, puedes entrenar tu cerebro!!
Al igual que cualquier otro hábito que tu cerebro aprende a través de la repetición, cuando practicas con frecuencia pensamientos positivos, tu cerebro se cebará para mantenerte en camino, gracias a la formación de vías neuronales.
Los estudios muestran que los optimistas son más felices, más creativos, más rápidos para resolver problemas y han aumentado la alerta mental en comparación con los pesimistas. Los optimistas también tienen menos cortisol (hormona del estrés) y más serotonina (neurotransmisor que impulsa el estado de ánimo) que fluye a través de sus sistemas.
¿suena bien? Aquí hay cinco maneras con las qque puedes comenzar a entrenar tu cerebro para ser optimista hoy:

1. Dar gracias

Los pensamientos de gratitud aumentan la serotonina y disminuyen el cortisol, mejorando así la motivación y la felicidad general. Empieza por escribir por lo menos tres cosas que agradeces cada día.
Esta práctica puede convertirse en una conciencia más regular de las cosas que tu estás agradecida, sobre la cual puedes escribir en un cuaderno que lleves contigo. Cuanto más a menudo te centres en la gratitud, más optimista será tu cerebro.

2. Págale al próximo.





Los actos de la bondad alzan el neurotransmisor sentir bondad, dopamina. Incluso algo tan simple como darle a alguien una sonrisa o un cumplido puede dejarlos a ambos sintiendo una ráfaga de felicidad.
Desafíate a hacer por lo menos una cosa amable para alguien más cada día, como enviar un correo electrónico de agradecimiento, pagar una taza de café de un extraño o donar a la causa de tu elección. Cosecharás más beneficios que un buen karma.

3. Reír en voz alta

La risa es realmente la mejor medicina. Las risas del vientre inducen la producción de la serotonina, calmando la amígdala (el centro de la tensión del cerebro). Pasa tiempo con amigos divertidos, Ponte una de tus comedias favoritas o incluso prueba el yoga de la risa. Independientemente de cómo te ríes, sólo asegúrate de que están practicándolo a menudo.

4. Cuidado con tus palabras

entrenar tu cerebro

Cógete cuando empieces a quejarte. Esto es un reto, especialmente si quejarse es un hábito común que has cultivado. Pero recuerda el sabio consejo de tu mamá: “si no tienes nada bueno que decir, no digas nada.” Así que escoge tus palabras con cuidado. Puedes sorprenderte de lo rápido que terminas de quejárte dando la vuelta a tu entorno y tu perspectiva.

5. Consigue sudar

El ejercicio eleva las endorfinas, la serotonina y otras sustancias químicas placenteras al mismo tiempo que reduce el cortisol. Para obtener mejores resultados, aumenta tu frecuencia cardíaca durante al menos 20 minutos cada día.
Si es difícil encontrar tiempo para ir al gimnasio, hay muchos videos de ejercicios que puede seguir en línea. Hay incluso rutinas que puedes hacer mientras que estás parado al lado de tu escritorio. El objetivo principal es romper a sudar, y hacerlo diariamente.
¿Quién está adentro? Déjeme saber cómo su perspectiva — y su vida — cambia el chip, después de poner estas prácticas en su lugar. Estoy optimista de que verás una gran diferencia.

¿Qué te parece?

¿Has cultivado algo de felicidad? Si es así, ¿cómo lo hiciste? ¿ha probado alguno de los métodos anteriores? (¡ y no quejarse de que ser feliz es demasiado duro!)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *