Tipos de fibras musculares

Tipos de fibras musculares

Dentro del músculo esquelético hay tres tipos de fibra. Tipo uno (I), tipo dos A (IIa) y tipo dos B (IIb). Cada tipo de fibra tiene diferentes calidades en la forma en que se desempeña y qué tan rápido se fatiga. tipos de fibras

Tipo 1

Las fibras del tipo I también se conocen como fibras de contracción lenta. Son fibras de color rojizo debido a los altos niveles de mioglobina. Por lo tanto de oxígeno y altos números de mitocondrias. Debido a este hecho son muy resistentes a la fatiga y son capaces de producir contracciones repetidas de bajo nivel produciendo grandes cantidades de ATP a través de un ciclo metabólico aeróbico. tipos de fibras

Por esta razón, los músculos que contienen principalmente fibras de tipo I son a menudo músculos posturales como los del cuello y la columna vertebral debido a sus capacidades de resistencia. También, atletas como los corredores de maratón tienen un gran número de este tipo de fibra, en parte a través de la genética, en parte a través del entrenamiento. tipos de fibras

Tipo 2a

Las fibras del tipo IIa son también conocidas a veces como fibras oxidativas rápidas. Son un híbrido de fibras del tipo I y II. Estas fibras contienen un gran número de mitocondrias y mioglobina, de ahí su color rojo. Fabrican y dividen ATP a un ritmo rápido utilizando el metabolismo aeróbico y anaeróbico. Así producen contracciones musculares rápidas y fuertes, aunque son más propensos a la fatiga que las fibras de tipo I. El entrenamiento de resistencia puede convertir las fibras del tipo IIb en fibras del tipo IIa debido a un aumento en la capacidad de utilizar el ciclo oxidativo.

Tipo 2b

A menudo conocidas como fibras de contracción rápidas. Estas fibras son de color blanco debido a un bajo nivel de mioglobina. También contienen pocas mitocondrias. Producen ATP a un ritmo lento por metabolismo anaeróbico y lo descomponen muy rápido. Esto da como resultado ráfagas rápidas y cortas de potencia y fatiga rápida. Como se mencionó anteriormente, este tipo de fibra puede convertirse en fibra tipo IIa mediante el entrenamiento de resistencia. Se trata de un cambio positivo debido a la mayor resistencia a la fatiga de las fibras de tipo IIa. Estas fibras se encuentran en grandes cantidades en los músculos de los brazos.

Te puede interesar: Como aumentar el óxido nítrico con arginina y vitamina C

 

Oskar Rastrilla

Profesional del fitness en continuo aprendizaje. Entrenador personal y experto en nutrición con más de 20 años de experiencia profesional tanto en preparaciones a distancia como en el Club Deportivo Dorian Gym de Archena (Murcia)."Me gustaría ayudaros hablándoos sobre suplementos deportivos y demás complementos para tu práctica deportiva con mis análisis. Así como las mejores publicaciones sobre este estilo de vida."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *